Psicoanálisis en China

PSICOLOGÍA Y PSICOANÁLISIS EN CHINA

Investigación Bibliográfica
Lic. Rita Giardino

En principio comentaremos algunos conceptos de la sociedad china para poder, luego, tener una comprensión más acabada de la inserción de la psicología occidental y el psicoanálisis en China.

LA PSICOLOGÍA TRADICIONAL CHINA

Sus teorías están basadas en leyes cósmicas universales. El hombre es un microcosmos dentro de un macrocosmos, forma parte de estos conjuntos interdependientes, en equilibrio permanente, y es tarea del hombre preservar la armonía. La armonía del espíritu, de la mente, del cuerpo, de la naturaleza, del cosmos.

loading...

El concepto de enfermedad es entendido como efecto de la ruptura del equilibrio por la obstaculización en la circulación de la energía y su fijación en determinados puntos ubicados sobre cadenas virtuales de energia o meridianos. De esta manera la conciencia se reparte por todo el cuerpo.

La psicología tradicional china explica que cada órgano es depositario de determinadas cualidades de la conciencia. Por ejemplo, el hígado alberga la bondad y se daña con la ira y la agresividad, el corazón expresa la alegría y se afecta con el enfado y la impaciencia; el páncreas expresa el conocimiento y se altera con la preocupación y la obsesión; los pulmones se vinculan con la voluntad, y se deterioran con la excesiva tristeza; y los riñones son depositarios de la tranquilidad y la sabiduría y se alteran con el miedo. Estos conceptos vienen a ser algo más que un lenguaje poético, pues cuando se tratan dichos órganos con acupuntura, las emociones desequilibradas correspondientes comienzan a desaparecer de la persona.


Este pensamiento existe y es parte de la educación universitaria oficial. En China existen las dos carreras universitarias: la llamada medicina moderna u occidental y la medicina tradicional china. Ambas carreras requieren entre cinco y siete años de estudios intensivos y una práctica muy exigente en Unidad Hospitalaria.

En los últimos años se agregó al currículo de cada una de las carreras un 30% de la otra. Es decir, que el médico que estudia medicina occidental, con las respectivas especialidades, debe tener un 30% de conocimientos de la medicina tradicional china y viceversa.

Los chinos tienen una gran sensibilidad poética y filosófica. Es un pueblo filosófico, a pesar de que no se dan cuenta de que son filósofos… es su identidad, una identidad que persiste a pesar de que la juventud muestre algunos rasgos de cierta occidentalización idealizada; pero cuando uno profundiza en ellos asoman las características de esa singular identidad.

Arte, Filosofía y Psicología en China

El arte está metido en ellos profundamente. Tienen una gran sensibilidad tanto para las artes como para los elementos de la naturaleza. La escritura china posee propiedades metafóricas combinatorias que se ligan directamente al arte, específicamente a la pintura y a la poesía remitiendo siempre al hombre y sus orígenes.

Sus valores no están tan teñidos por la imagen como lo están en Occidente, sino por la naturaleza y el realismo.

No hacen filosofía por filosofar, sino que todo está ligado a la vida, a la naturaleza, a su forma de sentir, al bienestar; tratan de equilibrar el malestar que existe en toda cultura.

Obviamente a ellos también les llega el avance del mundo actual y los medios promueven el consumo, pero se quejan bastante, no les gusta.

Otro punto con respecto a los ideales es el gran sentimiento por su nacionalidad, están muy orgullosos de ser chinos, y muchos de ellos sienten sus realizaciones personales profundamente ligadas a su pertenencia y a los avances de su sociedad. Este sentimiento de dignidad es una gran característica inserta en sus ideales, no es un simple nacionalismo.

La Familia en China

El lugar del padre es un lugar muy importante, muy fuerte, es respetado y valorada profundamente su función, está ligada a la dignidad. Siguen las pautas del patriarcado.

En la familia tradicional china, la figura del padre era predominante y la mujer dependía e iba detrás del padre. Incluso, esto se podía observar en lo gestual y en los movimientos: el hombre caminaba adelante y la mujer detrás, aún hoy en día se puede ver.

En ciertos niveles sociales, la familia se constituía con la legítima esposa y las concubinas, las que también tenían una ubicación por jerarquía. La principal, la segunda, etcétera. Con respecto a los hijos, el lugar de privilegio lo ocupaba el primer hijo varón, que tenía un lugar jerárquico en la familia. Lo esperable siempre era que nacieran varones, no mujeres, ya que éstos aseguraban el sosten familiar y la prolongación de la estirpe.

La concubina ocupaba un lugar en la estructura familiar de algunas clases sociales y no solamente estaba ligada al Señor de la casa por lo sexual, sino que se establecían vínculos amorosos y también tenía hijos. Las concubinas también tenían que ser especializadas en el placer. La concubina no manejaba la organización familiar, la casa. Ella cumplía una función de placer, era la elegida para dormir una o varias noches.

La Consulta Psicológica en China

Un proverbio chino antiguo dice: “Los trapos sucios se lavan en casa”.

Se considera que reconocer la anormalidad psíquica es una cosa vergonzosa. Este concepto impide el desarrollo de la consultoría psicológica en China. Sin embargo, en los últimos años, con la apertura al exterior, la percepción de este tipo de consulta ha cambiado. Los jóvenes urbanos no se sienten incómodos al hacer consultas y el tratamiento psíquico no es desconocido para ellos.

Servicios psicológicos sociales

La consultoría psicológica incluye consultas clínicas, telefónicas y por correspondencia. Hay órganos estatales y líneas especiales abiertas por individuos. Las consultas telefónicas, sin la necesidad de presentarse, son preferidas.

Además, han surgido dos nuevas formas de consulta: la terapia musical y la consulta psicológica por Internet.

Los especialistas afirman que China necesita por lo menos 2-3 millones de psicólogos. Sin embargo, los médicos de esta especialidad no pasan de 2.000 en todo el país y la mayoría de ellos carecen de capacitación profesional.

En las clínicas psicológicas de algunos grandes hospitales, muchos trabajadores son psiquiatras sin entrenamiento profesional en la psicología.

EL PSICOANALISIS EN CHINA

El psicoanálisis ingresa en China alrededor de los años ´20, antes que en algunos países de América. En el año 1930 ya se hallaban traducidos al chino la Autobiografía de Freud, que había sido recientemente publicada, y el caso de Ana O.

En el campo de la salud mental, los ejes de desarrollo seguian los lineamientos de la psiquiatría rusa y las ideas de Pavlov, una psiquiatría biológica y a una psicoterapia conductista.

En los años ´60, el profesor Zhuong You Ping comienza a aplicar en el hospital una psicoterapia orientada psicoanalíticamente, pero el poco tiempo debe abandonar esta práctica por los acontecimientos sociopolíticos de la Revolución Cultural. Le permitieron retomar su práctica en el ´78.

Teresa Yuan, de la Asociación Psicoanalítica Argentina es una de las introductoras del psicoanálisis en China y ella expresa que “No se puede hacer una traspolación directa del psicoanálisis, no permitiría en realidad hacer una auténtica transmisión y facilitar la asimilación del conocimiento de nuestra ciencia dentro de la ancestral cultura china”

¿Cómo se introduce la noción, por ejemplo, de deseo? –tan central para nuestra teorización-, y ¿cómo pueden captar la noción de inconsciente?

Los chinos tienen una profunda visión del hombre y de la vida, muy distinta de la occidental.

Ellos desconfían del intelecto y de la lógica. Se niegan a pensar en una sola idea, fe o escuela filosófica; es por eso que, en algunos, se entrelazan los tres sistemas filosóficos tradicionales: el budismo, el confucianismo y el taoísmo. No son dogmáticos. (contrariamente al psicoanálisis)

Digamos que los chinos, a pesar del avance de la más alta tecnología, de la globalización, están más cercanos a la vida de la naturaleza y a la espontaneidad de la infancia.

LA FAMILIA CHINA Y EL PSICOANÁLISIS

Además de lo expuesto en su entramado, con la inclusión de la concubina en la familia tradicional, aproximadamente en los años ´80 para preservar la subsistencia de la sociedad china de los efectos devastadores de un excesivo crecimiento demográfico, como ha sucedido en otros países de Asia, el gobierno realizó una planificación con la que se determinó que sólo se podría tener un hijo por matrimonio; es decir, al contraer un segundo matrimonio se puede tener otro hijo aunque hubiera hijos del matrimonio anterior, ya que actualmente el índice de divorcios está en aumento. El que infringe el decreto de tener un solo hijo es multado, y sería como pagar un impuesto muy alto, que incide mucho en su economía.

Desde el punto de vista psicoanalítico, obviamente el hijo único produce ciertos efectos en la estructura familiar, en la estructura vincular y en el funcionamiento psíquico de sus integrantes, por ejemplo el desplazamiento de la rivalidad fraterna y de la intensa competencia a los compañeros y amigos del ámbito social del niño, también la excesiva depositación de los ideales parentales en el niño, los que son sobreprotegidos y muy exigidos en sus rendimientos educativos: esto se ve reflejado tanto en lo patológico como en lo normal.

Los ancianos son muy venerados y respetados. Ellos viven con sus hijos, salvo los que no tienen familia; pero el vivir con los hijos y los nietos forma parte de la estructura de la familia china y permite un intercambio de gran riqueza entre los abuelos y los niños, ya que debido a las ocupaciones de los padres pasan mucho tiempo con ellos.

Esta configuración familiar tan distinta de la occidental no permite una traspolación directa de los conceptos psicoanalíticos.

Dai Sijie (escritor) opina en su libro El Complejo de Edipo:

-Ha habido un cambio enorme, pero es económico y social, no ha cambiado el alma china.

El chino común se parte de risa al oír que todos los problemas vienen de la infancia. En China todas las familias viven juntas y los niños duermen en la habitación de sus padres hasta los 9 o 10 años. Fue una gran sorpresa para ellos descubrir que, en realidad, según Freud, lo que querían era acostarse con sus madres… el psicoanálisis en China no funcionaría.

-La vida en China es muy diferente que aquí. Sobre todo la relación con los padres. En las familias no hay el enfrentamiento que hay aquí (en Occidente). En China es un colectivo, y vivir en él implica el riesgo de perder parte de la propia personalidad. Pero si se acepta esa pérdida, se libra uno del conflicto y la angustia. Es así hace miles de años, no podemos culpar al comunismo. En Japón o Taiwán, que son capitalistas, tampoco necesitan psicoanálisis y al psiconalista se le ve como un echador de la buenaventura.

Filosofía Zen y psicoanálisis

Por el contrario las sociedades occidentales se han visto nutridas de mucha filosofía Zen y Budista a partir de la segunda mitad del s. XX

En la cultura china no hay textos sagrados cuyos términos tengan fuerza de ley, ni reglas fijas, ni dogmas rígidos.

Además, el objetivo del Budismo Zen que inunda la cultura china, es el de procurar un alto grado de conocimiento de sí mismo, de estar en armonía con la naturaleza y, como consecuencia, gran paz interior.

Estos conceptos fueron comprendidos y aceptados por psicólogos occidentales que se alejaron del psicoanálisis como Jung, Fritz Perls, Karen Horney, Eric Fromm y pensadores como Kierkegaard, Heisenberg, Martín Buber, Kafka, Jaspers, Korzybsky, Sartre, Kerouac.

Para la cultura china la mente se detiene en los medios y olvida el objeto primordial, alejándose de la percepción directa de nuestra propia realidad. Por lo tanto, nos vienen a decir los maestros de Yoga, si queremos llegar a descubrir esta realidad que hay detrás de las formas, lo que hay que superar en el  proceso de investigación de la realidad esencial es el pensamiento; lo que ha de subsistir en todo momento, en cambio, es la atención lo más lúcida y amplia posible.

Fuentes:

 

loading...

Deja un comentario

Cerrar menú
error: