¿Qué es Transferencia y Contratransferencia en psicoanálisis?

 

¿ Qué es la Transferencia?

La comprensión de los contenidos del inconciente del sujeto partiendo de las ocurrencias de
éste es relativamente la parte más sencilla de la labor del analista; el manejo de la
transferencia constituye la parte más difícil. La transferencia es un fenómeno inconciente y,
como tal, emocional.
La transferencia es un fenómeno universal que consiste en el desplazamiento de emociones
y conductas que originalmente se experimentan en relación a personas significativas de la
infancia y/o hacia personas de la vida presente del sujeto. El paciente exterioriza sus afectos
hacia el terapeuta y también tiene sentimientos específicos frente a él (amor por la ayuda y
odio por las expresiones desagradables). El paciente interpreta erróneamente el presente en
términos del pasado y luego, en lugar de recordar el pasado, y sin reconocer la naturaleza
de sus actos, tiende a vivirlo nuevamente y a hacerlo esta vez en forma más satisfactoria
que en la infancia («transfiere al presente actitudes del pasado»).


La transferencia es lo resistido y la resistencia:
Resistencia: vive su conflictiva infantil con el terapeuta. Sirven para falsear el
sentido de las situaciones originales, con lo que la descarga obtenida es
necesariamente insuficiente.
Resistido: permite observar la conflictiva infantil, siempre y cuando el terapeuta
no enganche con ésta.
Favorece la transferencia el que se dé un ambiente constante, el que el terapeuta no
reaccione frente a las emociones del paciente y no lo provoque. De este modo, son
transferidos sobre el analista aquellos objetos internos con los que el analizado ha
vinculado o identificado aquella acción rechazante o rechazada; cuanto más se convierte el
analista en objeto rechazante, tanto mayor será la necesidad del analizado de ser aceptado y
amado por él (no es la necesidad de amor sino la capacidad de amar que se intensifica y se
vuelca hacia el analista).

Son las transferencias negativa y sexual las que Freud denominó como «resistencias de la
transferencia» y para las cuales estableció una regla de timing para interpretarlas por la que
mientras las comunicaciones y ocurrencias del paciente sean dadas sin interrupción, debe
dejarse sin tocar el tema de la transferencia; es decir, hasta que la transferencia se haya
transformado en resistencia.
Cuando los fenómenos transferenciales aparecen en forma explícita y evidente, se habla de
«neurosis de transferencia», entendida como la reedición de la neurosis infantil original, en
la cual el analista aparece como el foco de los conflictos infantiles entre impulsos y
defensas.
La transferencia debe diferenciarse del concepto de alianza terapéutica de las psicologías humanistas, que es la parte
conciente de la relación entre paciente y analista, que incluye una división voluntaria del yo
del paciente, en que una parte coopera con el analista en la observación del resto del yo que
está vivenciando el conflicto en un plano más emocional.

Para saber la validez de la interpretación transferencial se tiene que ver la reacción posterior
del paciente. Una interpretación válida determina un cambio dinámico, que se manifiesta en
las asociaciones subsiguientes del paciente y en la totalidad de su conducta.

¿Qué es la Contratransferencia?

En cuanto aceptamos que la relación del analizado con el analista es, desde el punto de
vista técnico, lo esencial, tenemos que adjudicar significado central también a la
contratransferencia, por varios motivos, pero ante todo porque es a través de ella que
sentimos y podemos comprender lo que el analizado siente y hace en relación con el
analista y lo que siente y hace frente a sus instintos y sentimientos hacia el analista.

La contratransferencia es la contrapartida, en el analista, de la transferencia, refiriéndose a
las actitudes y sentimientos que se experimentan hacia el paciente. Para manejar
satisfactoriamente la contratransferencia es esencial haber tenido una íntegra formación
como terapeuta, que implica una amplia formación teórica, entrenamiento en habilidades de
investigación, relacionales y de intervención, la aplicación de supervisión, además de
autoconocimiento y el trabajo personal del terapeuta, unidos a sus experiencias de vida.
Sólo en la medida en que el analista esté «libre de represiones» podrá suplir lo que el
analizado había reprimido o bloqueado. Los dos aspectos de la contratransferencia son, la
respuesta contratransferencial a la transferencia manifiesta y actual y, por el otro lado, la
respuesta contratransferencial a la transferencia latente y potencial, pero reprimida o
bloqueada.

El papel básico que desempeña la transferencia positiva en el proceso psicoanalítico
consiste en que suministra la energía necesaria para la colaboración del analizado y,
análogamente, la contratransferencia positiva desempeña un papel básico, suministrando la
energía necesaria para ver el inconciente del analizado, superando el analista sus
contrarresistencias. Así como la transferencia negativa y sexual perturba la colaboración del
analizado, así también la contratransferencia negativa o sexual perturba la comprensión del
analista y necesita ser analizada y disuelta .
Análogamente a la neurosis de transferencia existe también la neurosis de
contratransferencia, debido a la identificación con los objetos transferidos del analizado,
implicando la vivencia de las angustias y defensas patológicas de esos objetos.
Normalmente el analista no queda fijado a esta identificación, sino que la utiliza para
comprender e interpretar los procesos del mundo interno del analizado.

CLAVES PARA LAS REACCIONES CONTRATRANSFERENCIALES

1. Incapacidad de comprender material que toca en problemas personales del analista.
2. Descuido en la mantención del encuadre.
3. Reacciones emocionales intensas.
4. Maniobras de apoyo narcisista.
5. Fomentar la dependencia del paciente a través del apoyo excesivo.
6. Compulsión a hablar acerca del paciente.
7. Interpretaciones innecesariamente sarcásticas.
8. Sentir que los comentarios positivos o negativos del paciente acerca del analista le son personalmente importantes.
9. Discutir con el paciente.
10. Ayudar al paciente en forma extra – analítica.
11. Impulsos frecuentes a pedirle favores al paciente.
12. Soñar con el paciente.
13. Interés o desinterés excesivo por el paciente.

loading...

1 comentario en “¿Qué es Transferencia y Contratransferencia en psicoanálisis?”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *