Clínica en Psicoterapia Gestalt

terapia gestalt 
El diálogo en la Clínica Gestalt, su relación con la empatía, el contacto y el encuentro

Lic. Rita Giardino
www.ritagiardino.com.ar

 

El diálogo es el medio por el cuál básicamente se realiza la tarea terapéutica.

Por eso podemos pensar en el diálogo como un intercambio que ocurre en la frontera de contacto, donde las partes se expresan y satisfacen necesidades.

Señala Bohn que los obstáculos o bloqueos del diálogo son:

  • tratar de imponerse
  • temor a renunciar a las viejas ideas e intenciones
  • temor a enfrentarse a algo nuevo que la situación requiera
  • dificultad para escuchar
  • rigidez al defender las ideas propias

Creo que estos obstáculos se producen básicamente cuando no se establece una empatía adecuada. Me parece interesante observar que cualquiera de los 5 obstáculos puede darse tanto en el paciente como en el terapeuta y la presencia de cualquiera, por falta de empatía, impide el contacto. En realidad me parece que la empatía es un requisito para el diálogo, para crear esa zona de intercambio nutritiva para las partes que intervienen.

La empatía es un vehículo fundamental en la situación de terapia y en la sustentación del diálogo y especialmente para llegar a un contacto.

Además el diálogo también puede ser interno, dentro de una sola persona consigo misma y entonces no hay intercambio con el ambiente, ni encuentro y por lo tanto no hay enriquecimiento. Se me ocurre entonces que en la clínica el paciente viene a tratar sus diálogos interrumpidos o aquellos que no puede lograr, las situaciones en las que no realiza el proceso de intercambio con el ambiente. Cuando la persona no puede intercambiar con el mundo de modo de satisfacer sus necesidades (por algunos de los cinco obstáculos) y su experiencia se reduce al “diálogo interno” sostenido en creencias, roles y miedos, deviene la neurosis u otra patología.

Por lo tanto la función del diálogo terapeuta-paciente es fundamental para la reparación y facilitar el ajuste creativo del paciente, que no evite el contacto y se produzca el hecho creativo. O sea la recuperación del diálogo a través de la empatía y del contacto con el terapeuta, reconociendo las interrupciones y los obstáculos que tiene para llegar a la satisfacción de sus necesidades.

Para que esto ocurra se debe producir el contacto, que para que sea saludable y nutritivo tendrá que estar acompañado de un darse cuenta. Este darse cuenta llegará en el momento del encuentro.

Lo podemos graficar de esta manera:

dialogo gestalt

En el caso de la terapia para que el paciente pueda desarrollarse y madurar, pueda ampliar su autoconocimiento y su autosostén, no solo es necesario el diálogo que conduce al contacto, sino en la capacidad de empatía, entendida como la identificación del terapeuta con el punto ciego del paciente. Considero diálogo y empatía las columnas del punto de encuentro y fusión que producen el darse cuenta en la terapia y el descubrimiento de lo nuevo que será “mutativo” luego de la separación y retirada.

Algunos dispositivos para el Diálogo

Dentro de la terapia gestáltica el diálogo también es la base de uno de los dispositivos más usados que es la silla vacía, donde el diálogo entre las partes que se pretende integrar es el medio para el contacto interno. Este dispositivo pone afuera el diálogo interno entre las partes en conflicto del paciente y si se da el contacto se produce el darse cuenta que lleva a la modificación.

Otro dispositivo basado en el diálogo es el que se realiza con los órganos, cuando el paciente presenta algún tema orgánico y que permite el re-conocimiento de un órgano o una parte del cuerpo y fundamentalmente la recuperación del cuerpo como parte del si-mismo. Podemos pensar que en tanto el órgano realiza un monólogo es síntoma ajeno al Yo, mientras que cuando podemos construir un diálogo lo recuperamos y recuperamos partes propias antes enajenadas.

Conclusión

Más allá de lo dicho anteriormente, creo que no es posible el diálogo sin una escucha de las partes, por lo tanto sin escucha no es diálogo, podría ser monólogo o un “hablar acerca de”, en donde no habría contacto verdadero, sin intercambio ni enriquecimiento, en el mejor de los casos es intercambio de información.

Si bien anteriormente mencioné que algunos autores dicen que el diálogo posibilita el contacto, creo que no es posible el diálogo sin contacto, como si fueran dos partes necesarias para el encuentro y cuyo verdadero posibilitador es la empatía mutua. Creo que no hay diálogo sin contacto ni contacto sin diálogo. Diálogo implica escucha y feedback, por lo tanto diálogo es contacto. Por ese motivo el diálogo puede ser no verbal y sin embargo tener un profundo contacto.

Finalmente el darse cuenta es el resultado de un diálogo (incluyendo en este concepto de diálogo la empatía, el contacto y el encuentro) entre el yo conciente y la sombra.

La fórmula del diálogo podría ser:

clinica gestalt

* Sumatoria

El diálogo es en sí la base de la comunicación, con uno mismo y con el ambiente, es el medio que nos permite nutrirnos y nutrir, conocernos y conocer. Es una función insoslayable de una vida sana.

BIBLIOGRAFÍA

– Sobre el diálogo, David Bohn.

– Funcionamiento saludable y no saludable y Pensamiento diagnóstico procesual en terapia-gestalt, Lilian Meyer Frazao

– Enfoque gestáltico y Testimonios de Terapia, F. Perls.

– Los diálogos del Cuerpo, A. Schnake

– Proceso y Diálogo en Gestalt, Yontef

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *